Ejercicio Y Alimentación, Sus Mejores Amigos
  • wpadmin
  • wpadmin

Enlace Externo

Texto del enlace externo

Mayores De 45 Años

Ejercicio Y Alimentación, Sus Mejores Amigos

Por wpadmin, última actualización 18 sept. 2014

Llegar a casa, ver tele y recostarse so pretexto de estar ´muy cansado´,  no es una opción cuando se llega a la madurez.

Por el contrario, en esta etapa de la vida es cuando el ejercicio y la buena alimentación son lo más importante.

Por el lado que lo vea, la actividad física es fundamental; además de ayudarle  a manejar bien sus emociones y afectos, rejuvenece su mente y su cuerpo. No es magia, es quererse y depende de usted.

Comer bien, rejuvenece
Y bien no es mucho, es balanceado y suficiente. En la madurez tendemos a  evitar privarnos de muchas cosas porque encontramos en la comida la recompensa a todos nuestros años de esfuerzo, tiempo y trabajo.

Sin embargo, con la madurez el cuerpo ya no es el mismo que cuando éramos niños; nuestro metabolismo funciona a otro ritmo y las necesidades nutricionales son más exigentes.

Una sana alimentación mantiene en buen estado el árbol arterial, encargado de llevar a todas las células de su cuerpo los nutrientes y el oxígeno. Además ayuda a reconstruir los tejidos con materia prima de máxima calidad.

Una de las claves para mantener en un nivel óptimo la renovación celular y su salud, es seleccionar  adecuadamente los  alimentos

Algunos tips:

1. Esté tranquilo al momento de comer; mastique despacio y disfrute su comida.

2. Siempre y cuando no tenga ninguna predisposición médica, coma 5 veces al día y a la misma hora así: 

  • Desayuno: un huevo tres veces por semana, porción de fruta, porción de pan y café con leche
  • Medias nueves : fruta, quesos bajos en grasa o frutos secos
  • Almuerzo:  una proteína, una harina y una porción de verduras
  • Onces: igual que en la media mañana
  • Comida: igual que en el almuerzo, pero menos cantidad

3. Las frutas y verduras cómalas  preferiblemente con cáscara o crudas, en lugar de peladas y cocidas.

4. Prefiera grasas de origen vegetal (aceite de oliva o de canola, frutos secos) y disminuya las de origen animal (carnes gordas, piel de pollo, lácteos enteros).

5. Consuma pescado de mar (pargo, róbalo, atún, salmón) de una a dos veces a la semana.

6. Tome de 6 a 8 vasos de líquido cada día (entre: agua, leche, jugos naturales, té, café).

7. Disminuya la sal y los alimentos que la contengan (enlatados, embutidos, encurtidos, alimentos empaquetados).