El Petróleo Llega a los Mercados Mundiales
  • wpadmin
  • wpadmin

Aliquam eleifend mattis mauris a eleifend. Vestibulum sed est sem. Fusce posuere.

Enlace Externo

Texto del enlace externo

Crónica de la Concesión de Mares

El Petróleo Llega a los Mercados Mundiales

Por wpadmin, última actualización 23 sept. 2014

 


Transcurrieron 21 años desde que fue otorgada la Concesión De Mares, antes de que llegara el primer barril de petróleo crudo al puerto de exportación con destino a los mercados mundiales.
Para que esta aspiración fuera realidad hubo que construir, a lo largo de una buena parte de la geografia nacional, un oleoducto que uniera los Campos de la Concesión De Mares con la costa del Caribe.

Y un hombre de recia estampa, texano, quien había sido frenero durante su juventud en un ferrocarril minero, avizora el promisorio porvenir que se brinda a nuestra patria con la explotación petrolífera.

Hábilmente se consagra a realizar todos los contactos y diligencias para conformer una empresa constructora del oleoducto. Así surge, en 1923, la Andian National Corporation y su promotor, el coronel James Flanagan, se convierte en su presidente.

La iniciación de los trabajos en 1923 demandó muchos esfuerzos. Hubo que romper lentamente la espesura de la selva y vadear ríos anchurosos, ciénagas profundas y terrenos pantanosos para tender esa enorme serpiente metálica de 538 kilómetros e instalar las 10 estaciones de bombeo que llevan a lo largo de la ruta el petróleo de la Tropical hasta Cartagena, en el Mar Caribe. En una gran hazaña se constituyó para aquellos valerosos hombres la construcción de tan maravillosa obra de ingeniería. Fueron incontables las penalidades sufridas, la carencia de las más mínimas comodidades y servicios asistenciales y las dificultades para abrir la trocha y tender a puro pulso la tubería en medio de la selva y terrenos húmedos. Las labores concluyen el 6 de marzo de 1926.

La bodega principal y los talleres se levantan en Calamar y las oficinas principales se ubican en Cartagena. En esta ciudad se construye un moderno hospital y residencias para los empleados de la empresa en el sector de Bocagrande. Las estaciones de El Centro, Galán, Chingalé, Puerto Mosquito, Costilla, Los Negritos, Santana, Plato, Barrancanueva y Mamonal, levantadas a lo largo del oleoducto para impulsar a través de valles y lomas el petróleo procedente de los campos de producción, se acondicionan con plantas generadoras de energía eléctrica, tanques de almacenamiento, equipo de comunicaciones y de reparaciones de emergencia, máquinas para hielo, sistema de tratamiento de agua para uso doméstico, residencias familiares y campamentos de solteros, edificios destinados a oficinas y salones para comedor.  

 

Trabajos de construcción del Oleoducto.

Las negociaciones para la construcción del oleoducto se llevaron a cabo durante la administración de don Marco Fidel Suárez y culminaron el 1o de octubre de 1923 bajo el gobierno del general Pedro Nel Ospina. El término del contrato se fijó en 50 años.

El primer bombeo de petróleo crudo llegó al puerto de Mamonal, cercano a Cartagena, el 10 de junio de 1926 el primer embarque de exportación, consistente en 88.172 barriles de aceite, zarpó del mismo puerto el 3 de julio de 1926 a bordo del buque-tanque T. J. Williams con destino a los mercados mundiales. Este día se inició para Colombia una etapa de despegue que la llevó a figurar, con lugar preponderante, en el concierto de las ocho grandes naciones productoras. Los beneficios provenientes de la explotación se fueron incorporando paulatinamente a su progreso y un caudal de trabajo vertido en multiplicidad de actividades que demandaba la nueva industria se ofrecía con facilidad a todos nuestros coterráneos.

La capacidad inicial del oleoducto se aumentó de 30.000 barriles por día a 58.000 con el tendido de una segunda línea en 1927.

Con la puesta en marcha del oleoducto de la Andian se incrementaron los trabajos de explotación en la Concesión De Mares y empezó a forjarse una nueva era para el desarrollo económico del país. Muy prontamente comienza a conocerse en todo el territorio patrio la riqueza que manaba de los campos de El Centro y la utilidad que proporcionaban los productos de la pequeña refinería. Con todo aquello surge la fiebre del petróleo que da mejores sueldos, impulsa un mayor número de industrias, rinde tributos al Estado y suministra la fuerza propulsora del progreso.

A medida que la fama de toda esta bonanza se riega por el país van llegando a Barranca toda clase de aventureros y sibaritas que le van desluciendo su buen nombre, mezclados con gentes de trabajo , que poco a poco comienzan a construir la vida de una joven ciudad.

Barranca creció vertiginosamente al pie de los alambiques donde se refinaba la prosperidad de la nación. Con el auge del petróleo llegan los primeros carros, se establecen fincas, se adelantan obras públicas con la ayuda de la compañía, lujosos y pintorescos buques de pasajeros surcan nuestro gran río, el ferrocarril termina con el tráfico por el río La Colorada y su ronco silbato invade súbitamente, el monótono transcurrir de la población.

Bajo este ambiente se fueron consolidando las operaciones de la compañía y se ganó experiencia en la conducción eficaz de una organización que logró colocarse en poco tiempo a la cabeza de las principales empresas del país.