Una refinería más amigable con el medio ambiente

Refinería de Cartagena

Una refinería más amigable con el medio ambiente

Última actualización 3 dic. 2015

Emisiones, vertimientos, lodos y cualquier tipo de contaminante a la atmósfera, agua o tierra es regulado, tratado y hasta convertido en energía en la nueva Refinería de Cartagena. Esto demuestra que se puede crecer en armonía con el ambiente.

Cada parte de la refinería de Cartagena cuenta con un detalle o una referencia ambiental. Tanto en equipos como en su construcción y su operación supera lo estipulado por la normatividad nacional y cumple con los más exigentes estándares internacionales, como un aporte de la industria al planeta.

No en vano, se calcula que fueron invertidos más de 870 millones de dólares en tecnología para el mejoramiento de los combustibles.
Cumplir con las normas de desempeño sobre sostenibilidad social y ambiental de la International Finance Corporation (IFC), entidad del Banco Mundial, en la práctica permite que el diésel de la Refinería de Cartagena pueda ser comprado por mercados tanto de California, en Estados Unidos, como de Alemania, por ejemplo, que exigen un combustible con menos de diez partes por millón de azufre.

Para mantener esos estándares, la refinería se ve obligada a imponerse auditorías ambientales adicionales a las reglamentarias que hace la autoridad ambiental. El proyecto ha hecho trece desde que iniciaron las obras.

Emisiones para producir energía

Todas las chimeneas y quemadores están hechos para trabajar con gas natural y “gas endulzado” de refinería (gas sin azufre), lo cual garantiza que no se generarán emisiones de material particulado ni óxidos de azufre.

Todos los quemadores son de tipo Low NOx; es decir, de baja generación de óxidos de nitrógeno. Y la planta de cracking posee ciclones de última tecnología que regulan la emisión de material particulado en el valor exigido por la normatividad ambiental.

Para controlar las emisiones de óxido de azufre a la atmósfera, en cracking se empleará un aditivo “secuestrante” que evita las pérdidas en la chimenea y permite que este material pueda ser retirado en las plantas de azufre mediante tratamiento con hidrógeno.

Una de las más novedosas tecnologías ambientales tiene que ver con el turbo-expander, que aprovecha la energía contenida en los gases de la chimenea para generar alrededor de 10 megavatios, lo que implica una reducción en las emisiones de gases de efecto invernadero.

Además, la temperatura de los gases de esta chimenea se aprovechará para procesos industriales. Este complejo industrial fue diseñado para hacer uso eficiente de la energía en todas sus formas: vapor, calor, gases y demás.

Reutilización de todos

La nueva planta de aguas residuales tiene 326 equipos para tratamiento, limpieza y procesamiento del agua mediante procesos biológicos, químicos y físicos que permitirán su reutilización en diferentes actividades.

“Esta planta trata alrededor de mil galones por minuto en condiciones normales y tiene capacidad para 2.160 galones por minuto. En estructura y tecnología, no existen plantas de tratamiento comparables en el país”, dijo Carlos Andrés Alonso, coordinador de Tratamiento de Aguas de la Refinería de Cartagena.

Las aguas industriales y las sanitarias serán tratadas por separado. En cuanto a los lodos aceitosos, que por lo general son residuos difíciles de manejar en la industria, ya no serán peligrosos porque se aprovecharán en la nueva unidad de coque.

“Una tubería aparte movilizará los lodos hasta la planta de coque, donde se emplearán en la etapa de enfriamiento de los tambores. Los hidrocarburos volátiles que se desprendan irán a una fraccionadora para su recuperación y el agua se evaporará”,
explicó Alonso.

El proyecto también verificó el manejo cuidadoso con el medio ambiente en aspectos como:

•    Materiales de construcción provenientes de canteras certificadas.
•    La madera debía tener la factura del aserradero y la información del bosque agroforestal de procedencia.
•    La maquinaria debía cumplir con estándares de emisiones, lo mismo que el mantenimiento mecánico.
•    Seguimiento a cada relleno donde se llevaba el material de excavación y los residuos.