Usted está en: inicio / Carta Petrolera 121


Carta petrolera

Nº 121 enero - marzo 2010


 


 

Plan Maestro de Cartagena:

Primeros trazos sobre el lienzo

En noviembre de 2009 fue adjudicado el contrato de ingeniería detallada para la ampliación de la Refinería de Cartagena, a la firma norteamericana Chicago Bridge & Iron (CB&I). Se estima que esa actividad esté concluida a finales de 2011. En el segundo semestre de 2010 se iniciará en paralelo la construcción de obras civiles y facilidades para soportar las plantas industriales.

Por Olga Lucía Vizcaíno

P rimeras pinceladas sobre un lienzo en blanco es lo que parecen el arranque de la ingeniería detallada y la incipiente remoción de tierra en esas 130 hectáreas reservadas hace un lustro, o más, para el proyecto de ampliación de la Refinería de Cartagena S.A. (Reficar) en Pasacaballos, zona industrial de Mamonal en Cartagena de Indias.

El Plan Maestro de Desarrollo de la Refinería de Cartagena (PMDC), que por años ha acaparado la atención de la opinión pública colombiana dadas sus dimensiones de mega iniciativa, avanza a la etapa más exigente en capacidad de gestión y dedicación de recursos financieros.

Luis Javier Arroyave, vicepresidente de operación de Reficar, afirma que a la fecha se ha cumplido el 100% de la primera etapa del proyecto, representada en su ingeniería básica. Durante la misma, desarrolló toda la documentación necesaria sobre la tecnología a emplear: se describió el proceso, las condiciones de la operación, las capacidades de las diferentes plantas, el dimensionamiento básico de los equipos, los consumos de químicos y catalizadores que se van a requerir y el balance de materia y energía.

Son siete las etapas del proyecto y esta segunda que está arrancando en 2010 se tomará hasta finales de 2011. Para ese entonces el proyecto tendrá los planos de las plantas con especificaciones de tuberías, diámetros y tamaños de las torres, obras civiles, etc. Hasta el menor detalle queda incluido en esta etapa. Desde el número de tornillos en una brida y sus especificaciones, hasta los recipientes de 900 toneladas. Simultáneamente con la ingeniería detallada se adelantarán trabajos menores como la relocalización del Oleoducto Coveñas – Cartagena, la construcción de una nueva poza de agua cruda (sin tratar), la relocalización de las líneas de tuberías de contraincendios y de los 1.760 metros del “Arroyo Grande” que atraviesan el terreno. Estas labores ya se iniciaron y finalizarán este mismo año.

La tercera etapa es la de las compras y se debió iniciar antes de que concluyera la ingeniería básica, pues algunos equipos requieren un tiempo de fabricación de 36 y 48 meses. De hecho, ya se están comprando algunos reactores. Otras compras se realizarán una vez haya avanzado la ingeniería detallada, de modo que se esté finalizando alrededor de noviembre de 2012.

El cumplimiento de los tiempos del proyecto ha merecido toda la atención por parte del equipo humano de Reficar. Por eso se adelantan en simultánea varias etapas. Una de ellas es la de adecuación y excavación del terreno, que comenzó en 2008 y se extenderá hasta mediados de 2010 con la nivelación de terrenos, cuando queden definidas zonas altas y bajas de acuerdo con las necesidades técnicas de ubicación de las plantas. Dentro de la planeación gruesa del proyecto esta etapa se encuentra listada de cuarta en el orden de prioridades.

Se espera que en el segundo semestre de 2010 se inicie la construcción y montaje, que se extenderá hasta finales del 2012. El arranque de esa etapa –la quinta– serán las obras civiles de cimentación y pilotaje. Entonces el lienzo de este proyecto clave para Cartagena y para Colombia pasará del dibujo al color. Y si continuamos con la metáfora artística, 2011 y 2012 serán los años de las perspectivas, cuando llegarán los grandes equipos, que serán ubicados cada uno en su lugar para empezar a articular las plantas.

Pensando en todo

Para el descargue de equipos pesados, de hasta 900 toneladas, se estará construyendo el muelle denominado Roll on – Roll off. Estará ubicado cerca a la bodega N°2 en los límites con Exxon Mobil y permitirá que los equipos lleguen por la bahía, pasen por un canal de acceso donde serán descargados y posteriormente transportados a Reficar a través de una carretera interna de la refinería. Se estima que la construcción de este muelle concluirá en octubre de 2010.

Si todo sale según lo planeado, la etapa constructiva concluirá el 30 de noviembre de 2012 y la operación de la refinería ampliada empezará cuando culminen las pruebas extensas en el primer trimestre de 2013.

Será entonces cuando se cierre el proceso iniciado en 1994, cuando un ejercicio de planeación de la entonces Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol) determinó que la Refinería de Cartagena estaba entrando en período de obsolescencia y que su ubicación estratégica en la geografía colombiana era una gran oportunidad de negocio si se le orientaba a los mercados internacionales, se ponía a tono con los más altos estándares ambientales y se duplicaba su producción.

Con esas ideas claras se determinó la necesidad de contratar un estudio, conocido como Plan Maestro de Desarrollo, para establecer, en términos generales, el alcance y la configuración requerida para la modernización de la refinería. Fue entonces cuando, previa gestión de Ecopetrol, la Agencia de Comercio y Desarrollo de los Estados Unidos (USTDA) aprobó US$600 mil para realizarlo.

Con esos recursos de cooperación internacional se abrió concurso para estructurar el Plan Maestro. Varias firmas norteamericanas mostraron interés y finalmente MWK ganó el concurso y fue encargada de elaborar la primera versión del Plan Maestro de Desarrollo.

“Con el plan de desarrollo en las manos, comenzaron los esfuerzos frustrados por parte de Ecopetrol para conseguir la financiación del plan. Todos los esfuerzos chocaron por ser una refinería 100% del Estado colombiano, lo cual afectaba la economía del país. Nunca se obtuvo el visto bueno para endeudarse en la ejecución del proyecto” afirma Luis Javier Arroyave.

En 2013 la refinería de alta tecnología quedará ampliada.
La fase constructiva se iniciará en el segundo semestre de este año.


La Refinería de Cartagena está ubicada en la Zona Industrial de Mamonal,
en Pasacaballos, a 45 minutos de Boca Grande, en Cartagena de Indias.

Hasta que el Consejo Nacional de Política Económica y Social (Conpes) emitió el Documento 3312 de septiembre de 2004, en el cual manifestaba que la ampliación de la refinería era un proyecto estratégico para el país. Posteriormente, el mismo Consejo, a través de un segundo Documento Conpes, el 3336 de febrero de 2005, recomendó la consecución de un socio estratégico para ejecutar el proyecto.

Entonces arrancó el proceso de selección de socio estratégico para adelantar el proyecto y este terminó siendo elegido bajo una modalidad hasta entonces nada común para mega proyectos en Colombia: subasta al alza en rondas sucesivas sin revelación de precio mínimo. De esa manera se adjudicó al proponente que más valor reconoció por el aporte en especie de Ecopetrol en la nueva sociedad (Reficar) y el aporte del socio en efectivo se otorgó a cambio del control accionario (51%) en la nueva sociedad.

Públicamente y hasta con transmisión de televisión a través del Canal Institucional para todos los colombianos, la brasilera Petrobras y la suiza Glencore AG protagonizaron una especie de foto finish en dos rondas que concluyó con la adjudicación a Glencore, conocida en Colombia más por sus negocios con carbón. El valor de la refinería actual reconocido por Glencore en ese proceso fue de US$630.7 millones. En consecuencia Glencore aportó en efectivo U$$656 millones con lo que obtuvo el 51% de participación en Reficar.

El 11 de octubre de 2006 los nuevos socios crearon Refinería de Cartagena S.A. (Reficar). El 30 de marzo de 2007 se perfeccionó el Contrato de Mandato entre Ecopetrol y Reficar y el 1º de abril de 2007 inició operaciones la nueva sociedad. Al terminar el año 2008, Reficar ya era la quinta empresa más grande del país por ventas y la primera de la Costa Atlántica.


Aumentar el factor de recobro y la capacidad
de carga, brindar la posibilidad de cargar
crudos pesados y al mismo tiempo mejorar
la calidad ambiental de los combustibles
producidos son las cuatro grandes ventajas
del Plan Maestro.

La recompra

Una vez formada la nueva sociedad, Glencore revisó el Plan Maestro e hizo algunos ajustes en la configuración del proyecto, su alcance, el tipo de crudos a procesar y la flexibilidad de la planta. Esos cambios, sumados a factores exógenos como el precio internacional del acero, de la mano de obra calificada y exceso de demanda de ingeniería, generaron aumentos sucesivos en el monto de la inversión.

Desde diciembre de 2008 Glencore empezó a manifestar oficialmente a Ecopetrol que no contaba con la caja necesaria para entregar los recursos que se necesitaban con urgencia para el arranque del proyecto y que dada la coyuntura internacional de la segunda mitad de 2008, le estaba siendo difícil asegurarlos en el mercado financiero internacional.

Dada la prioridad que Ecopetrol y el Gobierno le dieron al PMDC, en 2009 los socios entraron en un proceso de negociación para la recompra del 51% de propiedad de Glencore AG en Reficar. Proceso que concluyó exitosamente volviendo Ecopetrol a ser dueño de la refinería. La compra de las acciones se cristalizó el 30 de junio de 2009. El precio ajustado que Ecopetrol pagó por la participación de Glencore en Reficar fue de US$545 millones.

En el tiempo que la refinería fue de Ecopetrol y Glencore AG se alcanzaron también algunos logros. Entre ellos cabe destacar que se creó Reficar, la cual quedó establecida como una sociedad con capacidad de gestión propia. Además, entre otros beneficios, se logró terminar la etapa inicial del proyecto (Front End Engineering & Design – FEED). En efecto, a la fecha, Reficar ha invertido US$379 millones en ingeniería y procesos de licenciamiento y permisos ambientales, terminando exitosamente la etapa FEED del PMDC.

Luego de la recompra, se conformó un equipo mixto con funcionarios de Ecopetrol y Reficar que revisaron la configuración del proyecto de ampliación, teniendo en cuenta el proyecto de Modernización del Complejo Industrial de Barrancabermeja, ya en curso, de modo que se pudiesen establecer sinergias entre ambos proyectos y evitar inversiones innecesarias.

Este último trabajo, desarrollado en un tiempo récord de cuatro meses, arrojó excelentes resultados pues dadas las posibles sinergias el presupuesto para el Plan Maestro bajaba de US$4.400 millones a algo más de US$3.750 millones. El 28 de noviembre de 2008 le fue otorgada la licencia ambiental y actualmente se encuentra en trámite la licencia complementaria para los muelles. También se dio inicio al trámite para obtener la concesión portuaria que se espera para mayo de 2010; al igual que el permiso de dragado del muelle Roll on – Roll off con un calado de cuatro metros y un dragado de 100 mil metros cúbicos de lodos.

La ampliación de la Refinería de Cartagena aumentará su capacidad de carga de 80 mil a 165 mil barriles diarios de crudo. La conversión a blancos (es decir, la capacidad de obtener productos más valiosos como las gasolinas) subirá del 74% al 95%. La refinería ampliada contará con la tecnología necesaria para refinar crudos pesados y tanto en las plantas de proceso como en las de servicios industriales se adoptarán tecnologías de punta.

Cuando entre en operación en el primer trimestre de 2013, según se espera, estará ajustada a las más altas regulaciones ambientales nacionales e internacionales.

Cuando la Refinería de Cartagena esté ampliada quedará a nivel con otras conocidas refinerías del mundo que también cuentan con tecnología de punta, aunque cabe señalar que éstas tienen una capacidad de procesamiento mucho mayor. Reficar será similar en procesos, por citar un ejemplo, a Golden Eagle de Tesoro Corp., ubicada en Martínez California (Estados Unidos), con una capacidad de refinación de 166 KBDC. Es la mejor de Tesoro y una de las mejores de Estados Unidos en eficiencia, flexibilidad operacional y capacidad de procesamiento de crudos pesados y ácidos que le permite procesar crudo Castilla. O a Port Arthur de Motiva (Asociación de Shell y Saudi Refining), ubicada en Port Arthur Texas, que actualmente refina 275 KBDC y está desarrollando un plan de expansión. Aunque refina actualmente más que Reficar ampliada, es similar en nivel de conversión profunda.

Por otro lado, con la ampliación se busca a futuro una integración con la industria petroquímica para ofrecer una variedad de productos con alto nivel competitivo en el mercado nacional e internacional. Integración cuyo primer paso y punta de lanza es la compra de Propilco por parte de Ecopetrol S.A.

Por lo pronto, de lo que hay que estar pendientes es de esos firmes trazos de ingeniería detallada que, por un costo de US$1.400 millones, tendrán implicaciones en la definición final de la nueva refinería.


Junto a la ampliación de la refinería, se construirá un muelle para ingresar los equipos necesarios
para la construcción de las nuevas plantas.

 
Beneficios de ser Zona Franca Permanente Especial

El 10 de diciembre de 2008 la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian) ratificó mediante resolución 1397 a la Refinería de Cartagena, Reficar S.A. como Zona Franca Permanente Especial.

Los beneficios que trae para la Refinería de Cartagena esa calificación son, entre otros, la tarifa del 15% de impuesto sobre la renta, la exención de arancel e IVA para las compras realizadas en el exterior y el no pago de IVA para materiales de construcción, bienes de capital equipos, insumos y repuestos, entre otros elementos destinados al desarrollo del objeto social de la empresa mientras provengan del llamado territorio aduanero nacional.