Mapa del Sitio

Carta Petrolera
EDICIÓN 109 julio - agosto


 

 

LA HOJA DE RUTA

Constantemente se escucha que estamos a las puertas de volvernos importadores de petróleo nuevamente. Analicemos varias cifras: en aproximadamente 90 años de exploración en Colombia se han descubierto alrededor de 7.900 millones de barriles equivalentes de petróleo; el 70% de los 162 campos comerciales descubiertos es menor de 20 millones de barriles y sólo cuatro campos (Cusiana- Cupiagua, La Cira-Infantas, Caño Limón, Chuchupa-Ballena) tienen reservas de más de 500 millones. Adiciones de más de 240 millones de barriles equivalentes ocurren, en promedio, cada nueve años.
Sigamos con las cifras: cerca de 1.100 pozos exploratorios se han perforado en Colombia y la cifra más citada es 15% de éxito, es decir una probabilidad de éxito de uno en siete. Aquellos que entienden probabilística básica saben que esto no quiere decir que al perforar siete se garantiza que uno salga bueno. A la luz de estas cifras si se quisiera añadir 200 millones de barriles en el siguiente año se requieren 70 pozos y que uno de cada 7 resulte bueno y añada como mínimo 20 millones de barriles.
De algunos años para acá se cita que la roca generadora presente en nuestras cuencas petrolíferas ha generado 47 mil millones de barriles de hidrocarburos. Pero este cálculo de potencial por descubrir es más una esperanza que una realidad y un número que ha generado enormes expectativas. Volvamos a los números. Recordemos que cerca de 8 mil millones de barriles se han descubierto en Colombia en 162 campos.
En México un solo campo, Cantarell, tiene aproximadamente 12 mil millones, es decir más que todo lo que se ha encontrado en Colombia en 90 años.
Venezuela tiene en el área del Lago de Maracaibo 49 mil millones de barriles probados, correspondientes al 2,2 % de las reservas mundiales. En Irán-Irak hay más de cinco campos con más de 16 mil millones de barriles y el campo Ghawar de Arabia Saudita tiene 120 kilómetros de largo y alrededor de 100 mil millones de barriles.En Qatar existe un campo de gas con aproximadamente 300 tcf (trillones de pies cúbicos de gas), un yacimiento 60 veces más grande en reservas que lo que tenemos en La Guajira. No obstante lo anterior, la cuenca estrella de Colombia, Llanos-Piedemonte, ha producido alrededor de 4 mil millones de barriles equivalentes y está rankeada en el primer cuartil mundial (con respecto a 406 cuencas petrolíferas mundiales). Si se revisan las curvas de adición de reservas cuenca por cuenca, se da uno cuenta de que hay algunas cuencas que no han contribuido con reservas sustanciales por largo tiempo; de ellas se dice que han alcanzado “ plataforma”. Una parte de este fenómeno es debido a la prospectividad inherente a las cuencas, otra parte a que declina la actividad exploratoria y por último a que, si bien puede haber potencial, el nivel de tecnología de hoy no lo muestra claramente (por ejemplo, cuando hay sísmica de pobre calidad).


MENÚ DE ALTERNATIVAS

Consecuente con las necesidades existentes hoy en día se tienen las siguientes iniciativas:

  • Crear un fondo para explorar oportunidades con reservas menores. El fondo está destinado a estimular perforación de campos menores (la mayoría de las oportunidades disponibles). Éstas requieren menor inversión de riesgo, se ejecutan rápidamente los proyectos y los yacimientos se hacen productores en un tiempo reducido.
  • Buscar incrementar productividad de los campos actuales mediante el manejo mejorado de reservorio, proyectos de recuperación secundaria o terciaria y métodos de perforación más eficientes. En resumen, desarrollar las reservas probables y delinear las posibles.
  • Identificar oportunidades exploratorias cercanas a producción, cuyo riesgo es generalmente menor. Añadir estas oportunidades a proyectos de mejoramiento de campos, como incentivos de inversión y manteniendo alta participación de Ecopetrol en el negocio.
  • Explorar en los nichos exploratorios identificados con el ejercicio de corredores exploratorios, buscando socios para diluir la inversión de riesgo. Apuntar a oportunidades con un mayor número probable de reservas para cumplir con los objetivos de largo plazo Por ejemplo, el bloque exploratorio del Caribe.
  • Diversificar el mercado de hidrocarburos. Explorar buscando gas.
  • Identificar oportunidades de adquisición de reservas probadas no desarrolladas, local o internacionalmente. Compra de compañías, como lo que hizo hace unos años Petrobras con Pérez-Compac.

LOS BEMOLES DEL CONTRATO

Otra cuestión interesante de analizar es que no existe una correlación directa entre el government take, los cambios de modalidad de contratación, el precio WTI por barril y la actividad exploratoria (ver gráfico). Hay correlaciones puntuales, pero lo que sí es claro es que un contrato mejor no necesariamente incrementa la actividad, mientras que un contrato peor sí garantiza ser mortal. Generalmente después de un descubrimiento se incrementa la actividad y lo que hace declinar la actividad es un cambio desfavorable en el contrato. Hay que tener cuidado con las fechas de descubrimientos, pues en promedio toma de dos a cinco años para declarar un descubrimiento comercial después de haber perforado el pozo descubridor.
De la anterior discusión se derivan una serie de conclusiones y comentarios fundamentales:

  • En Colombia hay petróleo, pero no es un país petrolero.
  • Las metas que nos imponemos deben estar de acuerdo con lo que probabilísticamente podemos alcanzar.
  • Ser realista no es ser negativo: ¿cómo puede ser negativo un explorador que se levanta todos los días con siete en contra y uno a favor? Este es un negocio para gente con mentalidad positiva. Sería como tener la ambición de ser tahúr, pero pensar que jamás se puede ganar y por eso decidir no jugar por miedo a perder.
  • Más de 30 compañías de toda clase y calibre han estado explorando en Colombia y por tanto lo que tenemos es el resultado de la tecnología y la ciencia más variados para llegar a los resultados que tenemos. Muchas de estas compañías son altamente exitosas a escala global.
  • La tecnología y la estrategia nos ayudan a tomar mejores decisiones y a mitigar el riesgo antes de taladrar, pero hay realidades que la naturaleza se ha encargado de moldear en millones de años que no podemos modificar en un año. Siempre existe la probabilidad (aunque menor, históricamente) de encontrar un gigante. Si este o el siguiente año encontramos mil millones de barriles, todos estaremos extremadamente felices. Como dicen los tejanos: “En este negocio es mejor tener suerte que ser bueno”.
    Precisamente, la estrategia de la Vicepresidencia de Exploración de explorar costa afuera le apunta a buscar estas grandes oportunidades, no obstante que a la luz de la información disponible hoy se tenga una baja probabilidad de éxito.

EL PORTAFOLIO EXPLORATORIO

Al observar el mapa de distribución de bloques exploratorios de Ecopetrol se hace evidente que esa distribución obedece a la naturaleza “pasiva” que tenía la empresa antes del decreto 1760 y que, al darle acceso ilimitado de áreas, obligaba a las otras compañías exploradoras a asociarse.
Ahora, en la Vicepresidencia debemos añadir oportunidades nuevas siguiendo una estrategia, es decir hay que focalizarse y esta estrategia debe estar amarrada a las metas de la empresa.
Las metas exploratorias para Ecopetrol de este año son: 1.700 km de sísmica (3.400 el país), cinco pozos exploratorios (25 en el país), 125 millones de barriles equivalentes en reservas nuevas (250 millones del país). El presupuesto asignado a exploración este año fue de US$117 millones.
La totalidad de la industria petrolera presente en Colombia tiene 32 prospectos firmes para perforar este año cuya moda de reservas es cinco millones de barriles y media de 76 millones.
Ejecutar 32 pozos, dadas las condiciones logísticas, disponibilidad de taladros, licenciamientos, obras civiles, movilización de equipos, contratación complicada y asuntos de seguridad, es una tarea monumental pero viable. La meta exploratoria de Ecopetrol es, en principio, la misma que la de cualquier empresa de petróleo: reemplazar reservas y recuperar los niveles de producción para mantener la autosuficiencia.


ESTRATEGIA FUTURA

Para tener una mayor probabilidad de llegar a las metas de la empresa en materia de reemplazo de reservas se están tomando las siguientes medidas:

  • Se ha reestructurado la Vicepresidencia para formar un equipo técnico y de negocios competitivo y se busca deshacerse de lastres burocráticos y velar por la excelencia técnica.
  • Depurar el portafolio actual, que como se había mencionado obedece a una Ecopetrol del pasado. Los prospectos que tenemos en el portafolio se están perforando (algunos de estos han existido como tales por más de cinco años). De los resultados de los pozos se decidirá si se continúa o no invirtiendo en éstos bloques.
  • Evaluar las principales cuencas petrolíferas de Colombia elaborando mapas de ‘corredores exploratorios’ (fairway maps). Para elaborar estos mapas se deben revisar los elementos del sistema petrolífero de cada cuenca a fin de establecer zonas o corredores (por ejemplo, si hay roca para generar petróleo, si existen estructuras con roca almacenadora de petróleo) y mapas codificados con colores como un semáforo.
  • Se están trazando los lineamientos básicos para internacionalizarnos, es decir comenzar a buscar reservas en otros países.

FINES DE CORTO Y LARGO PLAZO

La empresa y el país tienen unas metas de reemplazo de reservas de corto plazo que apuntan a abastecer al país de energía básica.
En un ciclo exploratorio normal, desde el momento de un descubrimiento hasta la comercialidad (cuando hay mejor certeza del tamaño del yacimiento) pueden pasar de dos a cinco años adquiriendo información (pozos y sísmica). Se estima que bajo la inminente declinación en productividad de los actuales yacimientos probablemente haya que importar a finales de la presente década. Es decir hay una necesidad inmediata de incorporar reservas.
Por otro lado, para asegurar la viabilidad de la empresa a largo plazo (y del país desde el punto de vista energético), se requiere tomar riesgos adicionales para poder encontrar grandes reservas.

A BAJAR INVERSIÓN DE RIESGO

Como resultado del decreto 1760 Ecopetrol entra en condiciones competitivas similares a las demás compañías presentes en Colombia. Por ello debemos buscar oportunidades y bloques para explorar y encontrar hidrocarburos.
Se trata de condiciones similares, puesto que hoy por hoy existe la ventaja de haber retenido 22 bloques exploratorios, gozar de una ventaja competitiva relativa al tener mayor experticia y mayor acceso a información que los competidores y tener ventajas operativas–logísticas. Lo anterior es susceptible de disminuir con el tiempo. Además de la focalización en á reas en la exploración de acuerdo con los mapas de corredores exploratorios, la definición clara de metas y la obtención de resultados es fundamental para la supervivencia de la compañía.
Los cambios introducidos por el decreto 1760 son muy sanos para la empresa, pues la obligan a ser un ente competitivo y eficiente. Dos negocios recientemente materializados demuestran esfuerzos por diversificar el riesgo, apalancar nuestros recursos y buscar socios que complementan nuestras ventajas: contrato Ecopetrol–Ramshorn y acuerdo con Petrobras y ExxonMobil.

CONCLUSIONES

El decreto 1760 ha brindado una serie de posibilidades y libertades que antes Ecopetrol no tenía para tornarse en una empresa productiva y competitiva a escala nacional y posiblemente internacional.
Así mismo, ha heredado una responsabilidad muy seria en un momento crítico de la historia energética nacional. La Vicepresidencia de Exploración está haciendo los mejores esfuerzos para redireccionar su área y llevarla a un nivel técnico competitivo, siendo creativo en sus negocios.
La esperanza es que este redireccionamiento permita tomar mejores decisiones de negocio en el futuro y que la naturaleza nos acompañe favorablemente para encontrar hidrocarburos. No obstante, la realidad prospectiva del país es inmodificable: ni grandes inversiones exploratorias, ni modificaciones al contrato podrán alterar lo que la tierra tomó millones de años en formar.

 

 

1 · 2

créditos subir ECOPETROL • Carta Petrolera - EDICIÓN 109 julio - agosto
 
Gobierno en Línea
Alca
Colombiemos Ministerio de Comercio, Industria y Turismo