Usted está en: inicio / Carta Petrolera 127


Carta petrolera

Nº 127 sep. - dic. 2011


 



 

Lo que nos dejó el 2O11

El 2011 será un año para recordar en Ecopetrol. En el marco de la celebración de sus primeros 60 años de vida, la empresa logró consolidar sus operaciones, cumplir sus principales metas operativas, mostrar avances en sostenibilidad y acercarse cada vez más a sus metas para los años 2015 y 2020.

Como Grupo Empresarial, Ecopetrol incrementó 18% su producción, con lo que se acercó a los 730 mil barriles de crudo equivalente por día. Este logro ratifica que es posible crecer a más del 12% cada año, un ritmo que pocas petroleras pueden mostrar y que parecía una utopía hace pocos años. Los crudos pesados fueron el gran jugador en este avance, especialmente en los campos del Meta, así como también fueron significativos los aportes de empresas como Hocol, Equión y Savia.

En materia exploratoria también fue un año de quiebre de tendencias. Con corte a octubre ya se habían registrado ocho pozos con presencia de hidrocarburos en Colombia. Como lo reseña un artículo de esta edición, el bloque Caño Sur se erigió como la gran promesa para el futuro de Ecopetrol en Colombia, a lo que se sumó el hito de haber realizado el primer hallazgo en la costa del Golfo de México, con el pozo Logan 1, en asocio con la noruega Statoil.

El año también marcó un hito para la modernización de las refinerías. Mientras las obras del plan maestro de Cartagena se acercan a la mitad de su ejecución, se aprobó la modernización de Barrancabermeja. Entre los dos proyectos, Ecopetrol invertirá más de US$6.500 millones con los objetivos de mejorar la calidad de los combustibles, aumentar la capacidad de procesamiento de crudos pesados e incrementar el factor de conversión; es decir, producir más productos valiosos, como gasolina y diesel, y menos productos como el fuel oil.

Tampoco podemos olvidar que este año se empezó a superar el denominado cuello de botella en transporte, producto de la creciente e inesperada producción de crudo del país, hoy cercana al millón de barriles por día. Con ampliaciones en oleoductos y nuevas facilidades de almacenamiento, descargaderos y estaciones, la capacidad de transporte se incrementó cerca del 16%, lo que permite movilizar cerca de 1,2 millones de barriles por día, entre crudo y refinados, en donde también jugó un papel clave la ampliación de Ocensa, ODL y ODC. Así mismo, se cumplió el hito de iniciar la construcción de la primera fase del Oleoducto Bicentenario de Colombia.

Todos estos logros se reflejaron en los sólidos resultados financieros y en el incremento de las ventas. La empresa continuó ampliando el mercado del Lejano Oriente, que ya representa una quinta parte de las ventas de crudos en el mercado internacional, al tiempo que llevó a cabo una nueva estrategia comercial al usar marcadores diferentes al tradicional WTI, como el Brent, con lo que se obtuvieron mejores precios para los crudos. Se destaca la exportación del primer cargamento de un buque de dos millones de barriles con crudo Castilla por el puerto de Coveñas.

El año también quedará en la memoria por la segunda ronda del proceso de democratización accionaria, que logró vincular a 219 mil nuevos accionistas, quienes aportaron $2,4 billones al patrimonio de la empresa. Este proceso, llevado a cabo en medio de la turbulencia económica mundial, demostró una vez más la confianza de los ciudadanos colombianos en Ecopetrol.

Otro hito fue el ingreso al indicador de sostenibilidad mundial del Dow Jones cuatro años antes de lo previsto. Hoy Ecopetrol hace parte del 10% de las empresas petroleras con mejor desempeño sostenible en el sector de petróleo y gas. A su vez, la marca, representada por la iguana verde, fue valorada por Interbrand en US$3.596 millones, lo cual la convierte en la más valorada en Colombia y una de las primeras 20 de América Latina.

En sus 60 años, Ecopetrol duplicó el número de beneficiarios del 2011 del ya histórico programa Bachilleres por Colombia, al tiempo que se lanzó el programa “Cero Analfabetismo”, en coordinación con el Gobierno Nacional, para lograr que 60 mil colombianos salgan del analfabetismo.

Estos y todos los demás logros de Ecopetrol no habrían sido posibles sin el compromiso de los trabajadores y de todos aquellos que viven y crecen alrededor de las operaciones de la empresa.

Gracias a todos por demostrar que es posible hacer realidad las metas y hacerlo cada vez con menos accidentes e incidentes ambientales, en mejores condiciones laborales y con relaciones de mutuo beneficio con los siete grupos de interés, además de lograrlo con rentabilidad. Eso es lo que denominamos barriles limpios y lo que tenemos que hacer es seguir trabajando en el 2012 para lograr ese sello distintivo, el de estos barriles limpios, que nos permita ser un jugador en la nueva era de la energía limpia que está empezando a vivir el mundo.