PRESENTACIÓN


Javier Gutiérrez Pemberthy
Presidente de Ecopetrol


La demanda de energía en el mundo continuará aumentando en las próximas dos décadas impulsada principalmente por el auge de países emergentes en los que la población, especialmente la creciente clase media, desea mejorar su nivel de vida con un acceso cada vez mayor a la tecnología, a medios de transporte y a los bienes propios de la sociedad moderna.

La presión internacional no será solo por más energía y a cualquier precio. Será por energía limpia, que respete el medio ambiente, con procesos más eficientes y sostenibles, con la garantía de que la producción de hoy no deteriore o destruya parte del mundo que le debemos dejar a las generaciones futuras.

 

Libro 60 años

Estas dos tendencias −la necesidad de más energía y de que sea cada vez más limpia−, unidas a la urgencia estratégica que tienen algunos países de que el suministro no dependa de una sola fuente, así como tampoco de un grupo de naciones productoras, dejan el terreno abonado para que se dé, ahora sí, un gran cambio en la industria energética que vendrá de la mano de adelantos tecnológicos que permitirán ir más allá de las fuentes tradicionales que hoy conocemos y que en su mayoría están en etapa de agotamiento. Los expertos nos repiten frecuentemente que el petróleo fácil de encontrar se está acabando y que hoy tenemos que traspasar fronteras que parecían una utopía hace apenas unos años.

Nadie sabe el orden de llegada y de penetración de las nuevas fuentes y de tecnologías como las celdas de hidrógeno, los biocombustibles de nueva generación, los hidrocarburos no convencionales y sintéticos y hasta los automóviles eléctricos, entre otros. Tampoco es clara la velocidad que tendrán los cambios en tendencias de urbanización, patrones de consumo, estilos de vida o movilidad, ni las consecuencias que tendrá la incertidumbre sobre la generación nuclear tras lo sucedido en Japón. Sin embargo, de lo que sí estamos seguros es que las empresas que no sean capaces de adaptar su oferta por fuente y geografía, que no puedan generar tecnología propia, ofrecer servicios energéticos sofisticados o integrarse con negocios afines y complementarios, estarán condenadas a languidecer o desaparecer.

Al conmemorar los primeros 60 años de vida, Ecopetrol no solo debe celebrar por las realizaciones y crecimiento en estas décadas, por el fortalecimiento de sus negocios y el cumplimiento de sus metas. Debe ser una ocasión para reflexionar sobre si la Empresa está preparada para afrontar los retos que impondrá la nueva era de la energía limpia y si tiene las fortalezas necesarias para alcanzar un lugar relevante en el nuevo escenario mundial.

El primer paso para responder a este desafío es revisar nuestra historia y reconocer nuestras capacidades distintivas y lo logrado en estos primeros 60 años. De ahí la importancia de este libro en el que se destaca un trabajo de investigación exhaustivo e imparcial sobre la evolución de Ecopetrol y sus implicaciones en el desarrollo del país, desde antes de su fundación hasta las actuaciones más recientes, con una visión multidisciplinaria e internacional.

Con el liderazgo de la Universidad de Los Andes, la acertada conducción de su comité editorial y la participación de un selecto grupo de expertos y académicos, algunos de ellos protagonistas de la misma historia de Ecopetrol o del país, entregamos un trabajo que permitirá entender cómo se forjó Ecopetrol; la forma como evolucionaron sus negocios; las repercusiones en la economía nacional; el papel ejercido por los trabajadores y sus sindicatos, especialmente la Unión Sindical Obrera; las implicaciones en el desarrollo social de nuestro país; y el rol de las diferentes administraciones en la construcción de la Ecopetrol que tenemos hoy.

 

VOLVER ^