Mapa del Sitio

Carta Petrolera
EDICIÓN 110 octubre - noviembre


 


LA BUENA EDUCACIÓN

Caminar casi media hora hasta un puerto, tomar una canoa y cruzar un río para llegar al colegio no es precisamente la rutina que sigue la mayoría de estudiantes en Colombia.
Sin embargo, fue la única forma que Marco Antonio Pavón conoció y utilizó durante seis años para sacar adelante sus estudios de secundaria.
En medio de cerdos, conejos y pescados en sus clases de vocacional agrícola, este estudiante, que domina más de 23 diferentes dialectos de su región, se las arregló para obtener los mejores resultados académicos y ser catalogado como uno de los mejores bachilleres de Colombia. En representación del departamento de Vaupés, Pavón fue uno de los 33 bachilleres premiados por Ecopetrol y el Gobierno nacional por su excelencia académica. Primero en un céntrico hotel de Bogotá, y luego en el Palacio de Nariño, Marco Antonio pudo conocer una parte de ese mundo urbano del que solo había escuchado por los comentarios de los capitanes de aviones que él ayudaba a cargar en el aeropuerto de su natal Mitú.
Era ahí, en ese aeropuerto en el que no pueden aterrizar aviones mientras no se hagan a un lado los animales que lo circundan, donde el muchacho conseguía los pesos que le entregaba cada noche a doña Patricia, su madre, para ayudar en el sostenimiento de la familia. A veces, la situación económica del hogar era tan difícil que Marco Antonio había descartado la posibilidad de estudiar una carrera profesional. Ya en Bogotá, junto con sus compañeros, recordó que alguna vez escuchó hablar de las potencialidades geológicas de su región y se decidió por ingeniería de petróleos.
La que también sintió inclinaciones de ser ingeniera fue Rosemary Jay Pang, una niña sanandresana que, pese a terminar su secundaria en Tunja, fue destacada como la mejor bachiller por las negritudes. Experta en reggae, la joven se trasladó a Bogotá y ya hace sus primeros pinitos para convertirse en ingeniera química.
Como ellos dos, otros 33 bachilleres tuvieron la oportunidad de compartir sus experiencias de vida durante dos días y de sentir el orgullo de representar a las regiones de donde son oriundos.

EL EVENTO

Como sucede tradicionalmente, la cita de los bachilleres en esta ocasión fue en el Palacio de Nariño, donde la primera dama, Lina de Uribe, presidió la ceremonia de entrega de las becas mediante las que Ecopetrol les garantiza a estos colombianos pilosos el pago de sus carreras profesionales. Todos ellos, expectantes, alegres y nerviosos, estuvieron en un acto que se volvió muy emotivo cuando Paola Andrea Cardona —invitada especial a la ceremonia y quien en 1995 había sido elegida la mejor bachiller por el departamento del Meta— tocó las fibras más íntimas de las generaciones que la escuchaban. En su silla de ruedas, la misma que la acompaña desde hace cuatro años luego de que sufriera un accidente que casi le cuesta la vida, la profesional agradeció la ayuda de Ecopetrol y dio un testimonio de superación que fue respondido con calurosos aplausos.
“Tal vez ustedes piensen que mantener durante cinco años la beca es un reto difícil de enfrentar, pues no todo el tiempo se tiene la misma disposición para estudiar.
Yo lo sé, ya que estuve a punto de abandonar mi carrera después del accidente, pero les digo que confíen en sus capacidades, que escojan una profesión que en realidad los motive y que continúen con la misma dedicación que los trajo hoy a donde están”, dijo.


   

EN POCAS PALABRAS

  • El programa nació en 1986 y fue creado a la par con la Dirección de Relaciones con la Comunidad, área encargada de estrechar los lazos de la empresa con los colombianos, especialmente con aquellos que habitan en las zonas de influencia y operación.
  • La primera versión premió a siete estudiantes y desde el año pasado se reconoce a los 35 mejores bachilleres de cada año: uno por cada departamento, uno por Bogotá, uno por las comunidades indígenas y otro por las negritudes.
  • Durante los 18 años del programa se ha premiado a 403 bachilleres.
  • El primer indígena premiado con la beca fue Roberto Daxara, de una comunidad motilona.

 

 

 

créditos subir ECOPETROL • Carta Petrolera - EDICIÓN 110 octubre - noviembre
 
Gobierno en Línea
Alca
Colombiemos Ministerio de Comercio, Industria y Turismo